CRITICA / Al filo del mañana (Doug Liman, 2014). La guerra en bucle.

al_filo_del_manana_28726

.

Suele pasar que Hollywood ofrece propuestas radicales o como mínimo totalmente opuestas a las normas establecidas en los formatos actuales. Pero otras veces suelen recurrir a los argumentos y maneras de toda la vida para deparar productos que sin ser la panacea ni la salvación del género propiamente dicho consiguen, con cierto resultado satisfactorio, un cine espectáculo bastante convincente. “Al filo de la mañana”, basada en la novela / manga “All you need is kill” (Hiroshi Sakurazaka), podría decirse que está entre medio de ambos extremos. No es un cine arto novedoso pero tampoco deja de ser un filme enfocado a la espectacularidad de la sci-fi moderna con cierto halo de atemporalidad. Me explicaré. Podría decirse que la trama intenta ser una comparsa entre el cine de bucles temporales, hermanada sin querer queriendo, a su pesar, con “Atrapado en el tiempo”, la mítica comedia de Bill Murray, donde lo militar queda por encima o ensalzado en un sentido patriótico firme, muy cercano al “Starship Troopers” de Paul Verhoeven. Cierto es que en la película del director de Robocop, a través de una extremista visión del mundo americano y el ensalzamiento de lo militar en contra de una invasión extraterrestre, era hasta bufonesca. Aquí podría decirse que el enfoque y trasfondo es casi igual pero desde otro prisma, mucho más liviano y más enfocado hacia el ataque y derribo del enemigo con la acción y la aventura como narrativa.

Tom Cruise, star system de los de toda la vida, de los que nacieron para hacerse hueco y dejar huella, sigue siendo el héroe americano hasta el final, el que lucha por mantenerse arriba aunque la edad no perdone. Sigue estando en la brecha aunque su estela no sea tan aclamada o laureada como antaño. Aquí vuelve a ser el protagonista de la función, el que se moja, el que se entrega, el que quiere llegar a la meta a expensas de partirse el espinazo pero sin lugar a dudas es presentado como el que quiera partir la pana sea como sea. Claro está, no es un actor de repartir mandobles como podría hacer Jason Statham. Lo suyo es seguir en la cresta de la ola en producciones de serie A con  inversiones millonarias en las producciones que participa. Y se nota. La película contiene un diseño de producción apabullante que no escatima en darle a cada escena un espectáculo al servicio de la historia. Una historia que si bien podría pecar de reiterativa (culpa en parte de la trama que expone) no deja de ser un buen fuego de artificio, sobre todo a en unos tiempos donde abunda la carencia de ideas inventivas.

tom-cruise-emily-blunt-continentes_tinima20140528_0283_5

Eso no significa que “Al filo de la mañana” sea un producto perfectamente trabajado, ni mucho menos, para nada, tiene sus taras y sus defectos. Aún así, a pesar de sus errores a la hora de incidir vez tras vez en un hilo argumental que merecía ser más continuo y no tan errático, para empezar, cuenta con un humor bastante negro para lo que Hollywood nos tiene acostumbrados como bien expone la forma en cómo provocan con el personaje de Cruise el reseteo diario ante las distintas muertes que sufre para memorizar las acciones. También hay que señalar que la partenaire elegida (Emily Blunt, con su rictus serio de por vida), no es quizás la mejor elección en cuanto a química se refiere. Se nota un distanciamiento emocional imposible de evitar. Aún así, viendo que la actriz se encuentra un poco perdida, sabe jugar bastante bien con su personaje para que éste no sea molesto o fallido. Incluso hay momentos en los que supera al propio Cruise en el campo de batalla o en los entrenamientos al convertirse en una especie de Sarah Connor dispuesta a acabar con el enemigo cueste lo que cueste.

Doug Liman también sabe que el cine debe respirar, no es necesaria una acción frenética y adrenalítica constante para que los personajes y la propia historia pueda respirar. Incluso hay un intento de cine calmo enfocado hacia el romance blando pues en el fragor de la batalla hay tiempo para que nuestros protagonistas se demuestren cierto afecto pero desgraciadamente dicho género no saben llevarlo hasta el final de una forma acertada o como mínimo de cierta manera para que pudiera quedar en la memoria y no verlo como un tropiezo por parte del guión. Es aceptable si no somos demasiado estrictos pero desde luego chirría más por el formato en sí que por el fondo. Aún así, si hay una palabra que pueda servir como definición o resumen de lo que es “Al filo del mañana” esa es aceptable. Porque todo cuanto impera, predomina y sucede en todo cuanto toca es así. Tanto la historia como las actuaciones o las escenas no superan la expectación creada invitando a tirar cohetes ante lo acontecido pero desde luego supera con creces la media y el conjunto da un soplo de aire fresco al género de la ciencia ficción high tech. Tan sólo hay que ver la escena de la primera batalla, la mecánica de los trajes o ciertos enfrentamientos con los extraterrestres para comprobar que no tiene la fuerza para dejar impronta pero sí el formato bien engrasado aún con algún chirrido para resultar ser un título interesante en su planteamiento.

extenso-tercer-trailer-de-al-filo-del-manana_dmd3

Que el eje central de la trama esté cogido con pinzas o que no sea del todo acertado en cuanto a lógica es lo que suele suceder con la gran mayoría de películas correspondientes a las invasiones alienígenas. Son muy pocas las que acaban por resultar convincentes y con una cinematografía impecable si las despojamos de todo un envoltorio ruidoso y visualmente atractivo. Aún así, la película propuesta por Liman sí que cuenta con la certeza de ser un filme que deja un regusto agradable en el reposo, es decir, que deja permanencia en el futuro lejano. Puede que no recuerdes todos los parámetros del chiste pero sí que te hizo gracia y como mínimo te hizo esbozar una sonrisa al respecto. Cierto, posiblemente no estemos ante la panacea ni el título salvador de un tipo de películas dentro del propio género que da síntomas de cansancio pero sí es probable que estemos ante un título más férreo de lo que aparenta. Porque intenta salirse de la norma establecida aunque ofrezca lo mismo de siempre. Liman juega con el guión de una forma que no resulta molesta aunque su mecánica bucle resulte excesivamente repetitiva. Pero también hay que reconocer el mérito al esforzarse por dar el espectáculo necesario ante un título tan mainstream como este. Lógicamente no arriesgan del todo al ofrecer, como siempre suele pasar al tener miras hacia futuras secuelas, un happy end que choca con la propuesta y el tema central que llevaban subrayando en todo momento pero es el precio que hay que pagar cuando Hollywood se pone sobre seguro con sus propios juguetes.

Claqueta de bitácora


 

Título original: Edge of Tomorrow

Director: Doug Liman

Actores: Tom Cruise, Emily Blunt, Bill Paxton, Jonas Armstrong, Brendan Gleeson, Kick Gurry, Tony Way, Noah Taylor, Charlotte Riley, Franz Drameh, Dragomir Mrsic

Guionista: Jez Butterworth, John-Henry Butterworth, Christopher McQuarrie (Novela: Hiroshi Sakurazaka)

Banda sonora: Christophe Beck

Fotografía: Dion Beebe

País: Estados Unidos

Año: 2014

Género: Acción. Ciencia ficción.

Productora: Warner Bros. / Village Roadshow Pictures / 3 Arts Entertainment / Viz Media

Sinopsis

En un futuro no muy lejano, invade la Tierra una raza de extraterrestres invencibles. Al Comandante William Cage (Tom Cruise), un oficial que nunca ha entrado en combate, le encargan una misión casi suicida y resulta muerto. Entra entonces en un bucle temporal, en el que se ve obligado a luchar y morir una y otra vez. Pero las múltiples batallas que libra lo hacen cada vez más hábil y eficaz en su lucha contra los alienígenas. Su compañera de combate es Rita Vrataski (Emily Blunt), una guerrera de las Fuerzas Especiales. Adaptación del manga de Hiroshi Sakurazaka.

Anuncios